Datos personales

Mi foto
Escribo desde siempre. Sin pretensiones intelectuales, ni locas vanidades de reconocimiento. Alentada por la persona que más amé en el mundo, a quien agradezco y humildemente dedico este blog... a mi madre.-

Bienvenidos

Aquéllos que me conocen me reconocen en lo que escribo, los que no, pueden empezar a hacerlo desde aquí; de cualquier manera ten la gentileza de dejar tu sincera opinión.
Ojalá lo disfruten.-

miércoles, 23 de marzo de 2011

TARDE DE TOROS



Aquí quedó en la arena la sangre del torero
mientras todos gritaban un gran festivo olé,
aquí murió Vicente luchando cual guerrero,
aquí murió Lucía, llorándolo de a pie.

Las luces de su traje brillaron en el cielo,
al son de un pasodoble comenzará otra vez,
en arena de nubes su roja capa al vuelo
midiendo la distancia con pasos de ballet.

Los ángeles vigilan como banderilleros
y a Dios esta faena consagra el matador,
perdóname Lucía, tú sabes que te quiero
esta lidia la ofrezco para mi Creador.

Empieza el lucimiento con el capote al viento
una simple verónica, revolera o farol,
provoca en el toro tanto enardecimiento
que embiste con locura y cegada pasión.

La espada le atraviesa en celestial quimera
hombre y bestia se igualan, desangrando los dos,
solo queda un pañuelo blanquecino que ondea
en ojos de Lucía que llora sin control.

*

Óleo sobre tela Salvador Perez Bassols

domingo, 20 de marzo de 2011

LAS COSAS




Se me pegan las cosas
como las mariposas
que han perdido sus alas,
quedan en mí estancadas,
todas las que tocabas.
Tu ropa y tu perfume,
tu tazón y tu almohada,
tu foto cuando niña,
tu colección amada.
Dicen que tire todo,
que done, si es que hace falta,
¿quién cuidará el recuerdo
dentro de viejas latas?
¿quién velará tus sueños
de las largas madrugadas?
Dicen que deje todo,
que sólo mire al mañana,
si soy gota de tu agua,
río soy de tu cascada,
soy la prueba más tangible
de un pasado que te extraña.

*

sábado, 19 de marzo de 2011

LA SOMBRA




Apártate, bárreme las hojas del camino,
no ves que mis pies se asustan de las huellas
de fantasmas, de ogros y dragones.
Apúrate, corre por traerme el agua fresca
porque mi boca seca de silencios
no quiere hablar contigo.
Ríete por mí, danza con él que estoy cansada,
enciéndeme en el pecho los celos, la esperanza
o déjame morir.
Déjame por Dios, véte de aquí
porque atada a mis pies
no me dejas mover,
ni me dejas vivir.
Si para que te alejes
debo remontar nubes
o volar hasta el cielo
asida por un Dios,
entonces ven conmigo,
pégate a mis zapatos
y préstame tu misterio
que usaré como un manto
para huir por las noches
y escaparme de ti.


*

EL GRITO



Hoy se me enreda el pelo entre cuerdas de guitarra
y me quedo clavada en tu pecho como estaca,
casi marcada a fuego, royéndote la entraña
y tú no dices nada.
Rasguño la almohadilla seca de tus palabras
y bailo en torno tuyo como bailan las auras,
tejo y destejo abrigos con hilos de la aurora
que entre mis manos sangran.
Y muerdo el horizonte de tu risa afilada,
y me cubro la boca con sábanas heladas
parezco que estoy loca y ya no sé por dónde
la razón se me escapa.
Entonces precipito en violenta avalancha,
sacudo mis quietudes que por años reclaman
y un grito pavoroso destroza mi garganta...
y luego todo es calma.


*

PREGUNTAS



Te preguntas por qué
y nadie contesta,
un cómo diminuto e incrédulo
queda suspendido en el aire
como un aro de humo
que luego desvanece;
un hasta cuándo olvidado
está en coma profundo
y un para quién resuena
con ecos que fallecen.
Hasta dónde seguir
buscando las respuestas
si las preguntas surgen
con inquietud aguda,
será que hay que ignorarlas,
llevárselas a cuestas,
será que mueren solas,
enfermas por la duda?


*

lunes, 7 de marzo de 2011

POR UN BESO



Hemos hecho un trato,
un acuerdo tácito,
vendrás por las noches
a besar mi cuello
y yo en las mañanas
te estaré extrañando.

Al pasar el tiempo,
iré envejeciendo
y tú con mi sangre,
tú... serás eterno.-


*

domingo, 6 de marzo de 2011

SIMPLEMENTE




- Dígame, ¿fueron sus ojos?
Dígame, ¿tal vez su piel?
Dígame, ¿fueron los celos
o tal vez otra mujer?

- No San Pedro, simplemente
me morí de amor por él.


*