Datos personales

Mi foto
Escribo desde siempre. Sin pretensiones intelectuales, ni locas vanidades de reconocimiento. Alentada por la persona que más amé en el mundo, a quien agradezco y humildemente dedico este blog... a mi madre.-

Bienvenidos

Aquéllos que me conocen me reconocen en lo que escribo, los que no, pueden empezar a hacerlo desde aquí; de cualquier manera ten la gentileza de dejar tu sincera opinión.
Ojalá lo disfruten.-

sábado, 5 de octubre de 2019

EL ÁNGEL CAÍDO




Era un ángel. 
Tuve alas que nacían en mi espalda.
Mi piel casi dorada, reflejaba crepúsculos y auroras boreales.
Encendí las estrellas, bañé campos y flores con rocío.
Vagué por el aire protegiendo mendigos, el sueño de los niños y ancianos afligidos.
Era amor y pureza, era calma y alivio.
Yo repartí la gloria del amor infinito.
Anuncié con trompetas la llegada de Cristo y fui guardián celoso haciendo compañía.
Una noche de luna volé hacia el horizonte y llegué a los confines que tiene el universo y aunque era un inexperto creí hallar la manera de pasar la barrera. 
Ya nada era imposible para un ser como yo.
Y me quedé dormido en celestial quimera hasta que las estrellas dejaron de brillar.
De pronto un torbellino me revolcó en el aire. Un viento pavoroso formó mil remolinos y un vórtice divino me rodeó sin parar. Sentí que mi energía pronto se disipaba, la fuerza me flaqueaba y deje de flotar.
CaÍ sobre la tierra.
Mis alas ya no estaban y en su lugar dos huecos sangrientos, dolorosos.
Mis ojos lacrimosos, la penumbra, el silencio, la tristeza profunda, mi rostro ceniciento y el saber que ya nunca al cielo iba a subir.
Yo fui un ángel hermoso, un bello querubín.




Monumento al Ángel Caído de Ricardo Bellver

martes, 3 de septiembre de 2019

BUSCO



Ando buscando quien me proteja,
quien me cure las heridas, 
quien me abrace mientras duermo,
quien comparta su alegría


Ando buscando caramelos 
de palabras nunca dichas,
busco estrellas fugitivas
para prender en mi pelo;
busco una falda floreada
para arrastrar por el suelo 
y el sonido de tu risa 
para romper el silencio.


Busco el remo que haga juego
al remo de mi canoa 
que me impulse  por el río
con la caricia del viento 
pero si en algún momento
fuéramos a la deriva 
que ambos hallemos la isla
más secreta y escondida.

Busco estrellas, busco sueños,
una piedra diferente, 
la pluma que se ha caído, 
un latido intermitente. 
El bostezo, la caricia, 
el abrazo, la alegría, 
el reflejo de la luna,

yo busco tu compañía. 

lunes, 2 de septiembre de 2019

ES INVISIBLE


Es invisible el tiempo, la soledad, la vida,
invisible el proyecto que se forma en la idea,
invisible es el canto, la música, el suspiro,
invisible me vuelvo y todo tambalea.

A medida que pasan las noches y los días
mi sombra se diluye y me hago transparente,
mi fuerza disminuye, ya nada me sorprende,
sólo me queda el ancla de la palabra escrita.

Apenas sobrevivo sobre el mantel a cuadros
que recoge los pétalos de las rosas marchitas
infinitos silencios, perfumados rosarios
y allá bajo la lluvia lloran las margaritas.

Invisible la fe que mueve a la montaña,
invisible tesoro que no a todos conforma,
el manto protector, la prédica, la norma
así como el milagro que a aquélla dignifica.



sábado, 27 de julio de 2019

A CIELO ABIERTO



A cielo abierto, entre los pájaros,
mi alma rebelde se va volando buscando algo
hace unos giros, cae en picada,
remonta nubes o vuela bajo muy apurada

Mi alma parece no querer nada 
con su destino dentro de un cuerpo, aprisionada
y se me escapa a cada rato
en un suspiro, en una lágrima o en un relato.

Cuando regresa, tan aliviada 
parece niña con su melena desordenada,
vuelve ligera como una pluma
y se acomoda dentro del pecho como si nada.

domingo, 9 de junio de 2019

GERMINANDO

Hoy puedo morirme en una estrofa
entre el carbón retinto y la guitarra
o tal vez desmayarme entre las hojas
de alguna partitura toda blanca.


No sé si al respirar me sienta viva
o el aire me desgarre las entrañas,
hoy quiero desarmarme de alegría
y saturar de versos las mañanas.


Hoy puedo sucumbir en un cuarteto
o quedar suspendida entre comillas,
rendirme de dulzura en un soneto,
o quebrarme con palabras sencillas.


No sé si deshojarme en seguidillas,
bailar la noche entera una canción
persiguiendo mis sueños en puntillas
para no despertar a la ilusión.


Hoy podría gritar entre renglones,
armarme de valor con ritmo y métrica,
saltar a los abismos de emociones
volar en un compás de puño y letra


Bailar, vivir, soñar, morir y a cuestas
llevar esta locura compañera
como quien va llevando una carreta
repleta de semillas, donde quiera.


Y si al final del día, entre papeles
la muerte me atrapase somnolienta,
yo sé que he de brotar entre anaqueles
de alguna biblioteca polvorienta.


Ergo si he de morir, lo haré tranquila
pues muerta viviré en la paradoja,
en la penumbra gris de alguna estrofa
o en la brillante luz de tu pupila.


*


Junio 2019

jueves, 6 de diciembre de 2018

QUÉ PASARÁ MAÑANA



Qué pasará mañana cuando ya no estés conmigo?
Cuando la casa toda huela a flor de cementerio
y las tardes de domingo se conviertan en sepulcros?


Qué será de mi perra que te busca en los rincones,
qué será del silencio que a gritos pide que vuelvas
y yo te llame llorando sabiendo que no hay respuesta?


El sonido sordo de tus pulmones se va perdiendo,
llego en puntillas hasta tu lecho y tengo un miedo,
miedo de verte cómo de a poco te vas muriendo.


Y yo agonizo en tus madrugadas,
muero del susto con tus fantasmas,
cada delirio deja una marca como un azote sobre mi espalda.


Y yo me pregunto entonces:
qué pasará mañana cuando parada frente al espejo
vea unos ojos rojos que de llorarte parecen viejos
y unas mejillas tristes porque ya nunca tendré tus besos?

jueves, 25 de octubre de 2018

LLEGÓ ASÍ



Llegó así, de pronto, como un torbellino
que arrasó mi lenta rutina cadenciosa
y fue endulzando el aire que hasta ayer me bastaba
convirtiendo suspiros en ráfagas graciosas.

Moviste mi estructura tan bien acomodada
esa que no permite soñar más de la cuenta,
derrumbaste anaqueles de ilusiones guardadas,
me regalaste estrellas, disipaste tormentas.

Así, como si nada, transformaste mi vida,
mi nombre entre tus labios, ya no reconocía,
cambiaste mis horarios y un tanto confundida
volvió a mí la tibieza de sentirme querida.

Y volé por las nubes chocando a las palomas
grité a los cuatro vientos lo feliz que sentía,
me creí tan hermosa en todos los idiomas
que tú me repetías.

Y así, tan suspendida en el aire de enero
caí tan de repente en la tierra rugosa,
no tuve explicaciones y tampoco las quiero,
al menos por un rato me sentí tan dichosa.



*

miércoles, 17 de octubre de 2018

MINERVA




Cuidado, Minerva, que este pueblo apesta,
es como un rebaño de tontas ovejas
y se oye de lejos que vienen de fiesta
enormes gigantes cortando cabezas.

Han envenenado los campos, los ríos
y la gente duerme tranquila la siesta,
si vieras qué tristes hoy tus olivares
que ya no conocen el zumbar de abejas.  

Si yo fuese el ave de la oscura noche
y por mi pasase amor sin reproche,
si yo comprendiera que al caer la tarde
por mucho que intente, nada se deshace.

Oh sabia guerrera, hoy el pueblo apesta
ya no copia el mármol tu augusta belleza,
en cambio te miran viajantes lejanos
como si tú fueras alguna rareza.


*

viernes, 6 de julio de 2018

LA MANDRÁGORA



Plumero del campo
de verdor oscuro,
cubro con mi manto
mis frutos maduros


Manzana genial,
de pérfido aroma,
de sabor letal,
mírame y no comas.


Soy duende de un mundo
que tú no percibes
aunque si me vieras,
en pocos segundos
haré que me olvides.


Porque llevo un niño
pequeño en mi vientre
que llora en los brazos
que le son ajenos,
busco los rincones
oscuros del bosque
para que no hallen
lo que yo poseo.


Mandarín chinesco,
magias y misterios,
yo sólo te ofrezco
efluvios etéreos.


Tranquilizo el alma
de los afligidos,
protejo las casas
ante el enemigo,
pero si me quitas
lo que yo más quiero
sentirás un grito,
un llanto, un quejido
y de todos males
serás heredero.


Ya llegó la hora,
suenan las campanas
bellas e inocentes
que da la Mandrágora.


1993

lunes, 2 de julio de 2018

PAJARITO



Mi pequeño pajarito, por qué vuelas y te vas?
Si yo te traigo semillas y unas florcitas de azahar?
Yo te veo en mi ventana y cuando salgo a jugar
tú te escondes en las ramas del azul Jacarandá.

Te confundes con el cielo, te confundes con el mar,
y al seguir tu raudo vuelo, yo percibo libertad,
mi pequeño pajarito nunca dejes de volar,
búscame por las mañanas, yo te ofrezco mi amistad.

Te mostraré los almendros, los cerezos, los butiás
y probaremos las frutas del dulce maracuyá,
las pitangas más sabrosas, las uvitas del parral,
conocerás mariposas y hasta a un gordo mangangá.

En las noches de verano dormirás aquí o allá
y las estrellas del cielo siempre te van a alumbrar
pero si buscas amparo, refugio y comodidad
yo dejaré mi ventana abierta de par en par.

Hoy te encuentro, pajarito, a mi lado al despertar,
acurrucado en mi almohada, tan frágil como un cristal
y me levanto despacio a bien de no incomodar
pero tú ya estás saltando y con ganas de volar.


*



sábado, 30 de junio de 2018

EL PARAISO DE ABUELO



Cargado está de semillas
el paraíso de abuelo,
contemplo a esa maravilla
que emergió de su cantero.


Ramillete codiciado
por su amor y sus cuidados
que aún luciendo mojado,
gran orgullo le habrías dado.


Como a un chico te mimaba
prodigándote cariño
y a cambio sólo esperaba
tu sombra para los niños.


Ahora que luces frondoso,
independiente y seguro,
desde su largo reposo
mi abuelo te da un saludo.


*