Datos personales

Mi foto
Escribo desde siempre. Sin pretensiones intelectuales, ni locas vanidades de reconocimiento. Alentada por la persona que más amé en el mundo, a quien agradezco y humildemente dedico este blog... a mi madre.-

Bienvenidos

Aquéllos que me conocen me reconocen en lo que escribo, los que no, pueden empezar a hacerlo desde aquí; de cualquier manera ten la gentileza de dejar tu sincera opinión.
Ojalá lo disfruten.-

viernes, 28 de abril de 2017

PASIÓN


El golpe del pincel sobre la tela                
un baile de cortinas con el viento,
el mar enfurecido con la arena            
o un ademán flamenco.
Un sacudón del toro ante la estaca,
el llanto de una madre ante la cruz,
el aluvión cargado de resaca,
o el cantar andaluz.


La pasión, poco a poco,
nos va llenando espacios,
no es caricia, es un tango
no es capullo, es la flor.
Es la fuerza invisible
tan rebelde y oculta
una firmeza adulta,
es casi una obsesión.


El resonar profundo del timbal,
la fuerza de la orquesta,
el instinto primario y animal
de la lucha y protesta.


En el impacto súbito y genial
de pujar y parir un hombre nuevo
y en un simple susurro maternal
darle su primer beso.


La pasión poco a poco,
se instala en nuestra vida,
nos da la valentía,
nos nubla la razón.
Es el motor golpeando nuestro pecho
que nos hace invencibles
y logra lo imposible
que es ganarle al dolor.


En los celos perversos que nos ciegan
o en la rabia absoluta que es vergüenza,
en golpes sobre el piano del artista
o en plena indiferencia.


En la restauración del arte antiguo,
en el atleta llegando a su meta,
en esa confesión de amor ambiguo
que fue pasión secreta.


La pasión poco a poco
nos va dejando solos,
nos suelta de la mano
sabiendo que es mejor.
Nos deja la alegría
de haber vivido tanto
a puro sentimiento
y a todo corazón.

jueves, 27 de abril de 2017

VITRAL



Techo de fino cristal,
claraboya con estrellas,
pareces pequeño mar
donde yo nadar quisiera.


Un capullo en el vitral
se tiñó de luz morada
y me lanzó sus destellos
sobre la almohada.


Envidiosa mi ventana
de sentirme enamorada
por desear lo terrenal
olvidó a su luna blanca.


La luna no aguantó más
paseando la noche entera
y se colgó al ventanal
para mirarme las piernas.


Y una noche de pasión
mi lucerna se quejaba
y en el viento repetía:


“también quiero ser amada”.



sábado, 22 de abril de 2017

sábado, 25 de marzo de 2017

VOLVERÁS




Sé que vas a volver.
Vendrás como tormenta
que llega de repente
sin anunciarse en truenos
y empaparás mi rostro,
mi pelo, mi vestido
como todo aguacero.
Caerás con tu frescura
sobre mi piel ardiendo,
derramarás tus gotas
cual inicial bautismo
ahogando los abismos
por los que fui sufriendo.
Vendrás,
vendrás como las aves
regresan cada año  
y sin perder el rumbo
llegan al mismo sitio
mas algo habrá de extraño,
algo que nunca has visto.
Ya no perderé el sueño
viendo por las ventanas
ni andaré sigilosa
bregando en las mañanas,
no contaré las horas,
no aullaré de dolor…
Si acaso un sentimiento
aflorara a mis labios
o prendido en el viento
cual si fuera un resabio
me escucharas palabras
con un dulce sabor,
será emoción, ternura,
compasión o nostalgia...
pero jamás amor.

viernes, 24 de febrero de 2017

LA DURMIENTE DEL VALLE


Un pájaro negro llegó de repente,
se clavó en mi pecho muy fuerte, muy fuerte,
dijo que la culpa era toda mía
y yo le creía.


Vino de otro mundo, de tierras lejanas
donde las envidias forman telarañas,
bebió de una fuente tan contaminada
de agua envenenada.


Me caí al piso, rodé en la ladera
como si la hierba curarme pudiera,
un rastro de sangre bordó la colina
con mi vida entera.


Al pasar los días blanquearon mis pieles
y un par de palomas vinieron a verme,
hurgaron mi pecho y sólo llevaron
la paz que me duerme.





Ilustraciones Benjamín Lacombe

lunes, 20 de febrero de 2017

PORQUE LA LUNA EN SÍ NO ERA DE QUESO




Porque la luna en sí no era de queso,
era casi un cartel pegado al cielo
donde tú me leías unos versos
y yo sólo vivía en tus te quiero.

Porque el azul del cielo no era noche
hubo tardes de abril color acero
amaneceres rojos y en silencio
asfixiando los besos que no beso.

Porque el silencio nos fue dejando paso
a una desidia tirada por el suelo
era tan claro lo oculto y lo secreto
y era tan obvio que había oscuridad.

Porque un alud se deslizó en mi pecho
y congeló mi azúcar y mi sal,
cubrió los montes y valles de mi cuerpo,
ahogó mi llanto, mi respirar.

Porque el por qué no tenía respuesta
no había maneras para explicar
cómo el amor hacía tanto daño,
cómo el amor quitaba libertad.
…………...

LA VIEJA LOCA





Parecía imposible que a mí me sucediera,
llegar a los sesenta, peinar mi pelo cano,
quejarme por dolores que nunca había tenido,
olvidar lo de ayer, recordar lo lejano.


Yo pensé que los años me harían más adusta,
sin embargo me río como una chiquilina,
no me corre la prisa, casi nada me asusta,
porque las flores bellas también tienen espinas.


Siento que ya he cumplido, que ya lo he hecho todo
y me siento tranquila y hago todo a mi modo,
sigo siendo atrevida, me río, bailo y lloro
y aunque nadie lo crea yo también me enamoro.


Más allá de lo triste, de lo que duele tanto,
más allá de lo incierto y de los desencantos,
a pesar de caerme siempre me he levantado,
a pesar de tu falta yo te siento a mi lado.


Parecía imposible que a mí me sucediera,
sin embargo ya tengo la edad de mis abuelas,
escucho lo que quiero, aún no tiemblan mis manos
pero sueño despierta con los ojos cerrados.


Algunos que critican, dirán: “qué vieja loca”,
no saben que a esta altura esas cosas no importan
sigo siendo la misma que sabe y se equivoca
y goza como niña de esta vida tan corta.

sábado, 11 de febrero de 2017

SALTO DE FE



Estoy pulida de amor y desenfreno,       
pulida sí, brillante en el olvido
con un baño de nácar en mis dedos
y un jacinto morado de vestido.


Vivo cayendo siempre al mismo suelo
de piedras azuladas de zafiros,
con águilas surcando un mismo cielo
repleto de ángeles y de vampiros.


Parece que ya no siento más miedos,
los terrores quedaron en suspenso,
la soledad les fue poniendo freno
o la necesidad los tiró lejos.


Si supieras lo mucho que te pienso
aunque a veces parece que no vivo,
bajo el caparazón de mi silencio
galopa un corazón a ritmo fijo.


Me siento caracol, coral de tiempo
sin ánimo de usar mi pensamiento,
soy lluvia sobre el mar, tímido vuelo,
la caída invisible de un pañuelo.


No escucho, no veo ni saboreo,
no huelo ni acaricio con mis dedos,
no tengo más sentidos que el secreto
de confiar ciegamente en mis deseos.

Leap of Faith - Amanda Cass

martes, 10 de enero de 2017

LAS COSAS QUE DUELEN




No duele saltar al vacío, lo que duele es lo previo, es el miedo a saltar.
Una vez en caída, el viento se encarga de alisar abismos, silenciar los gritos, calmar las entrañas y no es que el coraje nos crezca de pronto es que simplemente el hecho en sí mismo no nos da ventajas para razonar.
Ya no duele más el puñal sangriento, lo que duele pasa mucho más por dentro, cerca del orgullo por ser atacado, cerca del delirio que lleva al suicidio; duelen los que quedan llorando por siempre, duele eternamente.
No duele la rosa ni la propia espina, duele que el pimpollo no abrirá mañana como uno imagina. Duele que se ha roto lo que habías pensado, tantas ilusiones que habías creado,
se torna difícil tener que seguir.
Duele para siempre lo que no se hizo, lo que nunca fue; se niega el cerebro a pensar en todo lo lindo de ayer.
Nos volvemos ciegos, torpes, chiquititos; un loco egoísmo se sienta a la mesa y a diario pretende que gire en reversa  al propio planeta.

No duele la muerte ni el metal helado, duele y duele mucho el proyecto trunco, el vestido blanco que sigue colgado, la emoción abierta, duele haber soñado.

EL TROMPO



A veces me golpean los diarios, las noticias, las amargas verdades hieren como un puñal,
las miserias del mundo, las locas vanidades, las palabras que vuelan así como al azar.
Hay veces que parece que ya no habrá remedio, que todo es rabia y lucha, deseos de matar,
que se mueren los buenos que nunca han hecho daño y parten para siempre la justicia y la paz.
Yo siento que desprenden mi piel de veinte años,que roban mi inocencia y el candor ya no está,
la esperanza se aburre flotando en los floreros que sedientos se secan cansados de esperar.
La ilusión en hilachas es viento en el incendio, la ven como enemiga, no se debe aumentar,
si  existen soluciones las tiran a un abismo para que nadie sepa que hay otra realidad.
Nos comen las ideas, nos borran las sonrisas, que nadie vuele alto ni se atreva a soñar
porque la mugre es limpia, lo malo es culpa nuestra y algunos tan ingenuos lo creen de verdad.
¿Y los niños?
Esos pobres idiotas que repiten un cuento donde la realidad ha quedado tan lejos de los libros de historia, repiten de memoria lo que dice un papá que recién a esta altura de la vida madura viaja por toda Europa buscando al exiliado muy bien remunerado que encontró un buen trabajo pero lejos de acá.
Así cambian las cosas los que ayer se quejaban hoy la pasan genial y miran por un tubo sin pensar un minuto que la lucha de otrora en la basura está.
Y dan mil argumentos, se defienden, se atajan, se creen su propia farsa, no quieren razonar
que todo lo que antes usaban de bandera, de irónica manera cambiaron de pensar.
Es lógico, lo entiendo, sienten que lo merecen y deben disfrutar,  
pero no se dan cuenta lo caro que han pagado, el amor está lejos y nunca volverá.
A veces me golpean los diarios, las noticias, las guerras más lejanas, el hambre aquí nomás
y ojalá que muy pronto nos demos cuenta juntos que nada ha cambiado, que todo sigue igual.

La vida es como un trompo que se cae de costado, son otros los que juegan, otros lo hacen girar.

sábado, 7 de enero de 2017

DIOS BENDIGA A ESA SEÑORA




Dios bendiga a esa señora que se persigna mil veces
que va vestida de negro rezando bajo, entre dientes.
Unos piensan que está loca, los niños hasta le temen
pero va en su propio mundo y sin nadie que la quiere.
Dios proteja a esa señora que lleva dos cascabeles
prendidos a su cintura para que nadie se acerque
que pasa toda la noche hablando sola en la plaza
y amanece hecha un ovillo como si fuera torcaza.
Dios bendiga la locura de sus ojitos celestes
que de tanto mirar cielos se le volvieron agrestes,
tan faltos de urbanidad, de caricias, de consuelos.
Dios bendiga su regazo donde acomoda a su perro
y le canta unas canciones después de unos panes viejos.
Unos quieren su destierro, que se la lleven bien lejos,
otros compran su bondad haciendo sonar su precio.
Dios bendiga a esa señora que en murmullos solitarios
carga en hombros su humildad con dignidad infinita
y acaricia su rosario para que la humanidad
tenga lo que necesita.