Datos personales

Mi foto
Escribo desde siempre. Sin pretensiones intelectuales, ni locas vanidades de reconocimiento. Alentada por la persona que más amé en el mundo, a quien agradezco y humildemente dedico este blog... a mi madre.-

Bienvenidos

Aquéllos que me conocen me reconocen en lo que escribo, los que no, pueden empezar a hacerlo desde aquí; de cualquier manera ten la gentileza de dejar tu sincera opinión.
Ojalá lo disfruten.-

jueves, 23 de diciembre de 2010

PLANETA MUJER




Tengo aves migratorias en mis venas
mi sangre es más celeste que el océano
hay cascadas de cielo que desbordan
entre mis ojos negros.
Yo siento el parloteo de las morsas,
el canto del delfín y las ballenas,
soy la fosforescencia entre las rocas
cuando hay luna nueva.
Yo siento al mundo entero en mis muñecas,
las estrellas del cielo y los volcanes,
el rayo fugitivo de la tierra
y todos los cometas.
Soy aluvión que arrastra a duras penas
la depresión dorada de hojas secas,
una ventisca a garganta de monte,
soy brisa y chispa eléctrica.
Siento la selva misma aquí en mi pecho,
el rugido asesino de las fieras,
la estampida letal del elefante,
la risa de las hienas.
El pentagrama absurdo de las cebras,
el coralino vuelo de las garzas,
el andar polvoriento del Sahara
y un oasis en calma.
También amo la música del hombre,
la gaita, flauta dulce y la guitarra,
toda la sinfonía de la orquesta
por su mano creada.
Amo el rumor de besos a escondidas,
el llanto de los niños y las risas,
el largo respirar de los suspiros,
y la oración en misa.
Soy el cielo turquesa y despejado,
soy la lluvia que va formando charcos,
soy un fuego violento anaranjado
y soy perfume a nardos.
Soy todo lo que abarca tu mirada
incluso lo que nunca logres ver,
soy madera de monte cincelada
con forma de mujer.

*

martes, 21 de diciembre de 2010

RÍO PALABRAS




Mis manos son dos pájaros posados en los remos,
viajando a la deriva por un río de versos
y a veces rezan juntas, como indicando al cielo
que se me abran las nubes para cumplir mis sueños.

Voy casi a la deriva en acuoso sendero,
con llanto de agua dulce anegando mi pecho
y cuando toco el fondo del pedregoso lecho,
resurjo de la pluma del pájaro tintero.

Y remo en mi canoa, sedienta de aguaceros
de palabras jugosas, de términos discretos;
tras cortinas de sauces voy buscando senderos
como un ave cantora buscando a sus polluelos.

A veces es un vado cristalino y pequeño
y otras veces me infundo en un caudal furioso,
se me inundan los ojos de poetas grandiosos
y en un mar de palabras me zambullo y despeño

Qué gigante y risueño suele ser este río
que me empapa en delirio y me ahoga el bostezo,
qué inocencia de niño, qué dulzor de cerezo,
qué dichoso el poeta que navega conmigo.


*

sábado, 18 de diciembre de 2010

MI ALDEA




Hoy me lleno las manos de jacintos,
llevo fruta silvestre colgando a mi cintura,
voy vadeando charcos y arroyos cristalinos
y me siento feliz como una criatura.

Hoy regalo las risas de domingo
y un zumbido de abejas me recorre
la sangre hecha de miel y de verbena,
de polen fugitivo y de pantera.

Me llama la campana de la aldea,
me apura, me provoca, me marea,
yo sé que tú me esperas en el valle
bajo la piedra blanca y tierra negra.

Y me llenan las manos de rosarios,
intentan persuadirme a que no vea,
me hablan, yo no escucho y mientras tanto
mi espíritu se expande en la floresta.

Te traigo golondrinas en mi cesta,
me dicen que aquí estás y no te encuentro,
te busco temblorosa entre los vientos
que agitan avenales y mil rosas.

¿será que te he perdido para siempre,
que has emprendido un viaje sin regreso?
Yo te espero amor mío con jacintos
y mi alma juvenil de mariposa.

Y seguiré corriendo por el valle,
aguardaré en las tardes junto al río
porque yo estoy segura que te he visto
corriendo por mi aldea, cerca mío.



*

¡QUÉ SILENCIO!




Qué silencio más hondo
habrá cuando me muera,
si yo vivo cantando
o leyendo poesía.

Qué mudez absoluta,
qué ingrata compañía,
qué soledad más triste
sin ver lo que se escriba.

Si un día al recordarme,
tú me llevaras flores,
no olvides de leerme
tus poemas de amores.

Rezar, no importa tanto,
mas quiébrame el silencio
que con cada poesía
sentiré que no he muerto.


*

miércoles, 15 de diciembre de 2010

A MI NIÑO




Yo te imagino así,
pequeño para siempre,
entre un verdor grisáceo
leyendo para mí.

Con tus ojitos negros
de lustroso azabache
eres como un paisaje
que me hace tan feliz.

Yo te recuerdo así,
pasándote las tardes
jugando en la pradera,
oyéndote reír.

Y cuando yo transito
tu lugar preferido
sé que tú no te has ido,
sigues estando aquí.

Oh niño, criatura,
felicidad y tristeza,
mi llanto y mi reír,
ofréceme el consuelo,
la dicha o la locura,
las ganas de vivir.



*

domingo, 12 de diciembre de 2010

ALQUIMIA




¿Lo adviertes?
Aquí, donde nacen amapolas
y el aire más limpio está,
donde se mecen los juncos,
por aquí te vi pasar.
Ayer camino empedrado
de difícil transitar,
hoy siento que voy pisando
un florido trebolar.

Magnetizas los relojes,
los colores brillan más,
¡cómo fascina mi mundo
tu simple y tierno mirar!
¿Qué poderoso conjuro
o qué magia sin igual,
qué poción o qué brebaje,
tú me has dado a probar,
si todo resulta hermoso
y a tu lado no hay penar?

El misterio va contigo,
el secreto ha de rondar,
un recóndito sigilo
que nadie puede explicar.
¿Qué ángel se habrá caído
que transformó aquel erial,
que hizo realidad mis sueños?
¡oh piedra filosofal!

Pero me endulzas la vida,
nada más quiero pensar,
¡con qué extraño poder loco
tú me logras hechizar!
¿Te das cuenta amor querido
que nunca más volverá
la vida a tener sentido
si a mi lado tú no estás?



*